to top

DERMOTRENDS Y L@S NUEV@S CONSUMIDOR@S DE DERMO

dermotrends

Vale, se supone que mi próximo post iba a ser sobre videos y best practice en internet, pero seguir las tendencias es lo que tiene, y últimamente hay mucho de qué hablar sobre l@s nuev@s consumidor@s de dermocosmética (ok, y también es porque me encanta el tema). En realidad, más que nuev@s consumidor@s son nuevos insights y nuevos comportamientos que nos harán cambiar las estrategias y acciones con este target.

 

Veamos lo último en #dermotrends:

  • En cualquier momento, en cualquier parte: me ha “alegrado” saber que no soy la única que aprovecha los matutinos e interminables atascos de camino al trabajo para ahorrar tiempo con mis rutinas de belleza (siempre en parado, por supuesto). El tema es que ya son varios países que han identificado como las mujeres aprovechan sus desplazamientos en transportes públicos, por ejemplo, para aplicar maquillaje o retocar ojos y labios, hidratarse las manos, etc. y así optimizar el tiempo con un multitasking de belleza. Esta tendencia se va extendiendo y afectando a la concepción de nuevos productos. Tanto que, como Mintel afirma, la innovación en productos va a venir para dar solución a esto: “…productos para hacer que la aplicación de cosméticos en el camino sea más simple y más práctica, como formatos sólidos y productos que se pueden aplicar con una sola mano y directamente del paquete.”
  • “Mad mask”: Google ya lo decía en su interesante informe de Beautytrends 2017 sobre tendencias de búsqueda en belleza y cuidado personal, las mujeres nos hemos vuelto fans de las mascarillas faciales por distintas razones: porque son divertidas, las sentimos como un pequeño capricho, suponen un momento de mimos personal y porque las hay muuuy variadas y para cualquier rutina y tipo de piel (véase también la tendencia: multimasking). Las rising stars más populares según el mismo son: las mascarillas efecto peeling de carbón negro (USA y Francia) y, en general, las que actúan sobre puntos negros, imperfecciones y acné.
  • Cuidados veganos también para la piel: Según el mismo informe de Think with Google, los datos son claros: “La categoría vegana de cuidado de la piel ha crecido un 83% año tras año en EE. UU.” Y con ello, se amplían los horizontes de los consumidores más concienciados y sensibles, y también el de las marcas que ya empezaron con el concepto “bio”.
  • Cosmética antipollution: la preocupación por el medio ambiente, y concretamente por la calidad del aire, el estrés oxidativo, y los distintos agentes externos que afectan a nuestra salud y aspecto de la piel cada vez preocupan más a las consumidoras de productos dermocosméticos. En países como Japón, esta tendencia lleva tiempo calando, afectando al consumo y ventas de los productos que sí están tageados como “antipollution”. En el resto de Europa, esta tendencia no solo se ve en las personas, muchas marcas ya se han adelantado incluyendo productos con activos altamente antioxidantes, protectores y reparadores que buscan hacer frente al impacto de estos agentes.
  • Nos gustan las cejas: Sigáis las marcas o influencers que sigáis del mundo beauty, todos han dejado claro desde hace un par de años que las cejas tienen su papel y su rutina propia, y merecen un cuidado especial ya que como sabemos, enmarcan la mirada y pueden afectar a la armonía con el resto de rasgos de nuestro rostro. El tema es que no fue una moda, sino que se incorporan a las rutinas de belleza de much@s usuari@s.
  • Empezamos pronto y preocupad@s: me disgusta bastante leer este estudio de Ofcom y la Universidad de Sheffield que demuestra que “…en la última década, los niños y niñas de 8 a 15 años han duplicado el tiempo invertido a estar en línea, y que el hecho de gastar solo una hora al día en las redes sociales reduce los índices de felicidad en un 14%. Esto se debe a las presiones emergentes sobre el acoso en línea, la imagen corporal (filtros y funciones como el Selfie Mode de Samsung se han convertido en la norma) y el estrés académico están contribuyendo en gran medida a un crecimiento mundial del 18% en la depresión durante la juventud.” Esto significa, que desgraciadamente l@s jóvenes consumidores de productos para el cuidado personal, se avanzaran en edad y lo harán por razones de autoestima y seguridad, cambiando el paradigma y el enfoque de muchos productos.

En resumen, ya no podemos quedarnos con lo de que el target de dermocosmética son  sólo “clientas de 25 a 55 años que se cuidan y se preocupan por su imagen, que trabajan y tienen un poder adquisitivo de bla bla…”. Esta categoría de productos la consumen personas con insights comunes como los que hemos visto. Que tendrán cada vez más en común las motivaciones, experiencias y factores sociales del uso de estos productos que un perfil sociodemográfico tipo.

 

Con amor a los #FansdelaDermo,

 

C.

 

 

Leave a Comment