to top

SI LO PRUEBO, ME LO LLEVO

Versión 2

Probar un producto aumenta considerablemente las probabilidades de compra. De hecho, recuerdo que en la carrera se comentó que esto podía influir en un incremento de hasta el 70% en algunos casos. Para empezar, nosotros mismos somos un buen ejemplo de esto: si entras en una tienda de ropa y llegas al probador con un par de prendas… tienes un 70% de probabilidades de llevártelas! Por eso, cuando quieres evitar “la tentación de comprar” ni siquiera pasas por el probador. Porque sabes que si te pruebas algo (siempre que sea tu talla y te quede medianamente bien) vas a tener que luchar internamente para convencerte de no comprarlo. Diana Gavilán lo explica en su libro “Marketing Sensorial”, a través del ejemplo de...

Continue reading